Translate

miércoles, 30 de enero de 2013

El club.


El techo es de vidrio y necesitamos cumplir la misión, mi amor;
No he mudado ni siquiera un milímetro, ni un segundo, no he reemplazado las sabanas.
Sufrimientos y heridas son lo mismo y las ahogamos en el club.
Ya no me importa tu cuarto, y que suene el despertador siempre a la hora que no existe más. Así estamos en la noche o en la soledad giratoria, oscilando en ensayos inagotables, con la cabeza en el almanaque y el corazón en la intemperie.
Necesitamos cumplir la misión, abriendo camino, dilatando semanas, dejando pasar el tiempo o simplemente sobornando la felicidad. 
Publicar un comentario