Translate

lunes, 30 de septiembre de 2013

La mitad del mundo

No quiero ver el resto de mis pudores,
ni seguir contando esta broma fatigada
La mitad del mundo se las arregla con poco,
la otra con casi nada.
Me da no se que seguir siendo testigo, o intentar
hacer lo mejor con el poco orgullo que me quedó.
No quiero esa preocupación metálica que me atraviesa
todos los días con noticias incisivas de revoluciones
ciegas, que no te dejan exorcizar ese miedo que deprime
y es como una recompensa concisa, rebelde, pequeña y
que me atrapa en un suplicio firme y estremecedor.
No quiero ver el resto de mis pudores, porque son breves
y no me dejan hacer lo proibido.


Publicar un comentario