Translate

martes, 17 de junio de 2014

Diáfano horizonte

En esa tarde baje la calle, yo y mi soledad;
Sabia elegir mis dolores, deslizando en pesadumbres,
y ser duro, haciendo añicos, triturando ese diáfano horizonte,
quisiera tener algún don inocente, un deseo, algo como
un delirio saliendo de tus ojos.
En esa tarde baje la calle, yo y mi soledad, la misma calle
las mismas piedras el mismo sol, algo tiene este barrio
algo estraño,talvés un acaso o distancias congeladas,
racimos de agonía que se extiende en multitudes.
Qué hacer cuando las promesas no son más que anónimos consuelos;
Mientras pueda tornar soportable mis jaulas y  mis sentimientos,
Mis asimismos muertos,
Mis hernias de ilusión,
Mi envidia lasciva, tan a mi alcance,
Podre disfrazar mis dolores, ahorrando lo poco que me cabe de dignidad.







Publicar un comentario